Homeopatía

Es un método curativo basado en la activación y potenciación de las fuerzas autocurativas del organismo contra la enfermedad. Según el principio de similitud: “lo que provoca la enfermedad en un individuo sano, puede curarlo si se administra en dosis infinitesimales”.

Por ejemplo, una persona que sufre de dispepsia (malas digestiones), migraña, eccema, ácido úrico elevado y que además es inseguro y orgulloso,  en medicina tradicional tendría que pasar por médico de aparato digestivo, por el neurólogo, dermatólogo, psicólogo, etc. Por el contrario, para el homeópata es el mismo paciente el que sufre todos sus síntomas y lo contempla en su conjunto; prescribiría un solo medicamento: lycopodium.

La homeopatía será terapia de elección en los siguientes procesos:

  • Enfermedades agudas que se repiten. (Por ejemplo, otitis, sinusitis, micosis …., recurrentes)
  • Enfermos con sintomatología múltiple (Por ejemplo, persona depresiva,  con migrañas, malas digestiones, faringitis,....)
  • Enfermedades crónicas, en las que el tratamiento es largo y se necesitan medicamentos que no provoquen efectos secundarios.